900 86 63 04 Información gratuita 24h | Recepción T. 931 82 20 40 info@ctlagarriga.es

«Dejar de tomar drogas es fácil… Lo difícil es aprender a vivir sin ellas».
Ahí va una de las frases preferidas de nuestra directora, Nati. Más de veinte años como terapeuta de adicciones le han enseñado que el verdadero trabajo para la recuperación de una persona adicta es aprender a vivir de un modo diferente.

Uno que le proporcione la suficiente calidad de vida para que nunca más quiera evadirse de la realidad mediante el consumo de drogas.

Dejar de tomar drogas es fácil. Con la ayuda de una medicación adecuada y el acompañamiento de profesionales y familiares, en un mes tendrás la sensación de que ya has «dejado de tomar». Pero entonces viene lo difícil, hacer un proceso personal que para aprender a vivir sin drogas.

Pero… y ¿eso como se hace?

 

PIDE AYUDA

Antes que nada, busca el soporte profesional adecuado para que te acompañen a través del proceso. El adicto es el maestro del autoengaño, si no tienes a alguien al lado que te pegue un toque de vez en cuando, pronto estarás acercándote otra vez a la droga sin darte cuenta.

La cabra tira al monte. El adicto… ya sabes.

CÚIDATE, MÍMATE, QUIÉRETE

A lo mejor cuando tomabas tu idea de cuidarte era pegarte un buen atracón de alcohol y otras drogas… vale, pues eso no es cuidarse, eso es maltratarse.

Hay que establecer una nueva rutina y unos nuevos hábitos, que sean sanos y que te aporten salud, bienestar y estabilidad. Eso será lo que te permitirá seguir avanzando.

Establece unos horarios estructurados, levántate pronto por la mañana, haz actividad física para conectar con tu cuerpo, come bien, duerme bien, haz actividades que te aporten algo como leer, mantén tu casa ordenada… Eso sí es cuidarse, mimarse y quererse.

CURA TUS HERIDAS

Todos tenemos nuestros demonios. Y el hecho de haber estado tomando tanto tiempo, habrá ayudado a que crezcan y se reproduzcan. Cuando sientas que ha llegado el momento, eso habrá que hablarlo y ponerlo en su lugar.

De nada sirven traumas, rencores, complejos o inseguridades. Te sorprenderá, pero cuando uno se atreve a sacar esos pensamientos negativos hablándolos en una terapia de repente ya no parecen tan terribles. Entonces estarás preparado para trabajarlos y sanar esas heridas.

RODÉATE DE GENTE QUE TE QUIERA BIEN

Encontrar colegas con los que salir de bares y olvidarse de todo puede ser muy sencillo, y si encima tienes dinero y droga va a ser muy probable que termines rodeado de ellos. Pero cuando se te acabe el dinero, te veas metido en problemas o pases por una mala racha posiblemente ya no les resulte tan agradable verse contigo.

Déjalos ir. Seguro que en tu vida hay mucha otra gente que sí está dispuesta a ayudarte y que lo que quieren es verte bien, no solamente «echarse unas risas». Déjate acompañar por estos. Al final, con el paso de los años, te darás cuenta que quien tiene que estar, está. 

CONSTRUYE ALGO QUE VALGA LA PENA

No hay que tener prisa. Deja pasar un tiempo hasta tener la suficiente estabilidad. Pero cuando llegue el momento, sería bueno que te planteases que quieres hacer con tu vida. Mientras has estado tomando, probablemente hayas empezado cuarenta mil proyectos para abandonarlo pasadas unas semanas. Ahora eso va a cambiar, así que ¡¡aprovéchalo!!.

Estudia, fórmate, retoma ese hobby que dejaste apartado o emprende un proyecto laboral nuevo. Poco a poco… tampoco te aturulles. Con el paso del tiempo, te darás cuenta que esos objetivos que iras logrando son mucho más gratificantes que cualquier droga.

¿Te han parecido interesantes estos consejos? Háznoslo saber, y si tienes cualquier duda no te lo pienses y llámanos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This