900 86 63 04 Información gratuita 24h | Recepción T. 931 82 20 40 info@ctlagarriga.es

flight-el vuelo

Para este nuevo post de la sección Cineforum, hemos decidido comentar la película “El vuelo”.

Originalmente titulada “Flight” y con Denzel Washington como protagonista, esta película narra la historia de un piloto de avión adicto al consumo de alcohol y cocaína, Whip Whitaker.

La trama empieza cuando Whip y una sobrecargo de la misma tripulación despiertan en un hotel tras una noche de sexo y drogas y, todavía bajo los efectos del consumo, se disponen a pilotar un vuelo con destino a Atlanta.

En el transcurso del vuelo, un fallo mecánico en la cola del avión provoca una caída en picado. La rápida reacción de Whip, que consigue suavizar el accidente, salva la vida de muchos viajeros, pero la investigación posterior destapa los niveles de alcohol en sangre del piloto, y hace que se enfrente a un juicio por negligencia y a la petición por parte de la fiscal de varios años de prisión.

Resulta impactante comprobar como el protagonista es totalmente incapaz de dejar de consumir a pesar de toda la vigilancia mediática y judicial a la que es sometido. A lo largo de la película, todos los intentos de Whip por abstenerse de consumir fracasan, y eso hace que las posibilidades de ser considerado inocente se reduzcan a marchas forzadas.

A lo largo de la historia, podemos observar muchos de los mecanismos de la adicción funcionando en el personaje interpretado por Washington, que cada vez que se ve abocado al consumo, justifica su comportamiento con algún tipo de autoengaño.

En este sentido, encontramos escenas en que Whip utiliza la frustración que siente respecto a la mala relación con su hijo para justificar su consumo hasta perder el conocimiento, cuando, paradójicamente, es este consumo el que provoca esta mala relación.

En otra escena, Whip realiza una “huida hacia adelante” cuando la que es su pareja le insinúa que no debería consumir tanto. Ante esa confrontación con la realidad, el personaje interpretado magistralmente por Washington se pone agresivo, defendiendo que él bebe porque quiere, y echa a su chica del lugar al grito de “¡¡yo elijo beber!!”, otro autoengaño ya que en ese punto de su adicción, el adicto no bebe porque quiera, sino que es incapaz de dejar de hacerlo.

el vuelo-peliOtro constante a lo largo de la película son las mentiras que tiene que ir inventando el protagonista para poder seguir adelante y no confrontar las consecuencias de su adicción. Whip miente a su familia, a su pareja, al sindicato de pilotos que pretende defenderle, a los abogados, y a los fiscales. El protagonista miente tanto, que tiene que realizar un verdadero esfuerzo para controlar que unas mentiras cuadren con otras, en un intento agotador de seguir manteniendo a flote su versión de la realidad, viéndose inmerso en una dinámica extenuante con la que cualquier persona que haya pasado por una adicción a sustancias podrá sentirse fácilmente identificado.

Una de las mejores escenas, y tal vez el punto álgido de la película, lo encontramos justamente cuando Whip finalmente dice basta a esta situación y decide, sorprendentemente, contar toda la verdad de una vez por todas.

Sometido al interrogatorio de la fiscal, y cuando solo le queda una sola mentira por decir para poder librarse del castigo penal, algo sucede dentro de Whip que le empuja a confesarse. Según dice el propio personaje es “como si hubiera alcanzado el cupo de mentiras para toda una vida, no podía soltar ni una mentira más, y puede que sea un primo, porque si hubiera contado tan solo una mentira más me habría librado de todo el follón.”

El caso es que, el hecho de confesar, provoca que Whip sea condenado a una sentencia de 7 años de prisión y a su inhabilitación como piloto, pero al mismo tiempo, también representa el inicio de la recuperación del personaje, mediante un tratamiento iniciado en prisión.

Las últimas escenas de la película narran como, a raíz de este tratamiento y gracias a la abstinencia, a pesar de estar internado en prisión, Whip recupera el contacto con su pareja y la buena relación con su hijo, regalándole al espectador un final reconfortante para esta dura y dramática película que tan bien retrata la enfermedad de la adicción.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This