900 86 63 04 Información gratuita 24h | Recepción T. 931 82 20 40 info@ctlagarriga.es

Un año más, llegan épocas navideñas y nos preparamos para celebrarlo, cada uno a su modo, y también para cerrar el año, en este caso el 2018.

La navidad es una época complicada para las personas enfermas de adicción. Los estímulos hacia el consumo, sea del tipo que sea, se multiplican y toman las calles, y además, es una época que mueve y remueve emociones y conciencias. El riesgo de recaídas aumenta.

Por ello, los profesionales del campo de las adicciones nos esmeramos en atender, ayudar y acompañar a estas personas para que mantengan su abstinencia y sobretodo, para que aprendan con el paso del tiempo a gestionar mejor todos estos estímulos y emociones, consiguiendo finalmente una gran calidad de vida, también en navidad. El reto es importante, pero el esfuerzo merece la pena.

Al mismo tiempo, nosotros, los profesionales de La Garriga Centro Terapéutico, también vivimos un montón de emociones durante estos tiempos. Y, como adictos recuperados que somos, hemos tenido que aprender a vivirlas de un modo positivo y enriquecedor.

Vivimos con preocupación el malestar de los pacientes que llevan poco tiempo de tratamiento y tienen dificultades para superar esta etapa. La primera navidad sin tomar siempre es difícil (como el primer verano, el primer cumpleaños, etc.). Esta preocupación, la convertimos en un reto que nos motive a trabajar más y mejor, para obtener los resultados que queremos, dar las herramientas necesarias a cada paciente, tomar las decisiones adecuadas en cada caso, y superar juntos este mal momento.

Vivimos con tristeza, por qué no decirlo, el recuerdo de aquellos que por una razón u otra ya no nos acompañan. Tal vez fueran pacientes que no quisieron dejarse ayudar, tal vez no tuvieran el soporte familiar necesario, tal vez la enfermedad ya estuviera demasiado avanzada en su cabeza y habían perdido ya la capacidad de recuperarse. Esta tristeza, la convertimos  en refuerzo y en compromiso hacia nuestro trabajo. En convencimiento de que nuestra labor es necesaria, en esfuerzo para mejorar día a día, y en humildad para aceptar que hay casos en los que no se puede hacer más.

Pero sobretodo, vivimos con ilusión y alegría esta época de reencuentros, esta oportunidad para valorar el buen trabajo realizado y la cantidad de personas y de familias que, con nuestro apoyo, han logrado dejar atrás el infierno de la adicción y tener una vida digna. Estos días las terapias, especialmente las de veteranos (sábados) reciben visitas ilustres de compañeros recuperados hace ya años que vienen a hacer un recordatorio, a explicar su testimonio a los recién llegados y a darles su apoyo. Con la perspectiva de los años, es impresionante darse cuenta hasta qué punto ha cambiado la vida de este o aquel compañero, y uno no puede hacer otra cosa que emocionarse. Esta ilusión y esta alegría, la convertimos en celebración.

Una celebración de verdad. Una celebración real. Sin tóxicos ni consumos que anestesien y distorsionen nuestras emociones. Hemos aprendido a reír. Hemos aprendido a abrazarnos. Hemos aprendido a hacernos regalos y a desearnos lo mejor. Hemos aprendido a valorarnos, a respetarnos y a querernos. Y aquello que hemos aprendido, lo queremos compartir con nuestros pacientes y sus familias.

Pero sobretodo, quisiéramos compartirlo también con todas esas personas que en estos momentos están esclavizadas por una adicción, y decirles que nosotros también estuvimos en ese pozo, y que podemos ayudarles a encontrar el modo de salir de él. El esfuerzo merece la pena.

Feliz navidad. Feliz sobriedad.

Vamos hacer que el 2019 sea un año lleno de éxitos para recordar.

El equipo de La Garriga Centro Terapéutico.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This