900 86 63 04 Información gratuita 24h | Recepción T. 931 82 20 40 info@ctlagarriga.es

Un tratamiento completo para la adicción debería incluir siempre cuatro procesos principales como son la desintoxicación, la deshabituación, la rehabilitación y la reinserción de los pacientes.

Nuestra intención es utilizar sucesivos posts para describir y explicar cada uno de estos procesos. Hoy, hablaremos específicamente del proceso de desintoxicación.

La desintoxicación es el proceso en el que la persona adicta deja de consumir sustancias tóxicas psicoactivas y estas son metabolizadas hasta desaparecer de su organismo. El objetivo de este proceso es que la persona adicta no tenga ningún rastro de sustancia tóxica psicoactiva en su cuerpo, con lo cual, el síndrome de abstinencia físico habrá desaparecido también.

Durante el proceso de desintoxicación, el profesional protagonista es el médico, que recetará una pauta de medicación descendente para que los síndromes de abstinencia puedan desaparecer sin que el paciente sufra sus síntomas (insomnio, ansiedad, nerviosismo, ganas de consumir, etc.)

Hay diferentes formas de abordar este proceso, algunas de ellas, a nuestro modo de entender, erróneas:

LA SUSTITUCIÓN NO ES DESINTOXICACIÓN

La desintoxicación de un paciente debe ser entendida como un proceso integral que incluya todas las sustancias psicoactivas. Resulta inútil promover la abstinencia de una sustancia, permitiendo o incluso favoreciendo el consumo de otra. Si eso sucede, el tratamiento para la adicción no podrá avanzar de ninguna manera, ya que los circuitos de recompensa de la persona seguirán estimulados.

En estos casos, es muy habitual que se produzcan recaídas tempranas en el consumo de la sustancia inicial o también, que el consumo de la nueva sustancia sustitutoria crezca paulatinamente, hasta convertirse en un problema por sí mismo. Es muy habitual encontrar este tipo de situaciones en tratamientos que permiten el consumo de drogas legales (especialmente alcohol), o en intentos de desintoxicación basados en el uso de benzodiacepinas (medicación adictiva).

LA “DESINTOXICACIÓN EXPRÉS”, DEMASIADO RÁPIDO PARA SER VERDAD

Otro modelo de desintoxicación que se suele utilizar bastante es el de la desintoxicación exprés, un concepto muy suculento para cualquier adicto, ya que ofrece estar “limpio” en una sola semana. Así, la persona adicta cree engañosamente poder encontrar una solución rápida a sus problemas, con lo cual se refuerza su fantasía de que el problema “tal vez no sea tan grave”.

En este caso la sedación es muy intensa los primeros días, para que la droga pueda desaparecer rápidamente del organismo sin que el paciente sufra los síntomas del síndrome, sin embargo, al cabo de una semana, aunque el organismo ya no presente dependencia fisiológica a la sustancia, la persona adicta no está preparada para sostener la sobriedad por sí sola, con lo cual, estos procesos exprés generan, a su vez, recaídas también exprés.

DESINTOXICACIÓN NO SIGNIFICA RECUPERACIÓN

Otro error que se comete repetidamente en el tratamiento de la adicción, es el de centrarse casi exclusivamente en el proceso de desintoxicación, y entender que la persona adicta, una vez desintoxicada y por tanto sin síndromes de abstinencia físicos, ya debe ser responsable de no volver a consumir.

Hay que tener en cuenta que, más allá de los síndromes de abstinencia físicos, la adicción se caracteriza por toda una serie de mecanismos psicológicos, de los cuales el adicto no es consciente, y que operan en su cerebro provocando que vuelva a recurrir al consumo una y otra vez. Algunos de estos son la negación, la justificación, la minimización, la distorsión emocional, y otros.

Además, estos intentos fallidos de recuperación, pueden reforzar en el adicto la idea de ser alguien que no tiene remedio, un vicioso, o un débil de carácter, con lo cual solo se consigue empeorar la situación.

Por mucho que un proceso de desintoxicación haya “limpiado” el cuerpo de la persona adicta, hay que llevar a cabo otros “procesos de limpieza” a nivel psicológico, emocional, y social para que una persona pueda considerarse recuperada.

De estos otros procesos nos encargaremos en futuros posts, mientras tanto, esperamos haber arrojado un poco de luz sobre el tema de la desintoxicación, si os ha quedado cualquier duda sobre el tema estaremos encantados que nos la hagáis llegar.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This