900 86 63 04 Información gratuita 24h | Recepción T. 931 82 20 40 info@ctlagarriga.es

Dejar de tomar es fácil, lo difícil es aprender a vivir sin drogas.

Para ello, el paciente debe incorporar un nuevo modo de vivir. Eso implica el aprendizaje de lo que podríamos llamar una “cultura de la recuperación”, que como tantas otras,  es una cultura de transmisión oral.

El grupo es sabio, y terapia tras terapia, con sus explicaciones, va transmitiendo este conocimiento al adicto en tratamiento, que cuando lo incorpore, siendo ya veterano, lo transmitirá a su vez a los recién llegados.

Una de las herramientas habituales en este ciclo son las llamadas “frases terapéuticas”.
Son frases cortas, que se repiten terapia tras terapia, fáciles de recordar, y que incorporan un mensaje terapéutico de gran valor. A veces son frases sacadas del refranero, otras veces son frases que suele utilizar un terapeuta o un veterano, y que con el tiempo pasan a formar parte del lenguaje colectivo del grupo.

Dentro de este contexto, siempre tuve una especial predilección por algunas de las citas célebres de uno de los mayores genios del siglo XX: Albert Einstein.

Einstein cae bien. Era un tipo simpático, original y creativo. Era capaz de elaborar los razonamientos más complicados y, a su vez, transmitirlos con la mayor sencillez. Es un referente de inteligencia y simplicidad, de creatividad y lucidez. Era un verdadero genio, y su modo de ver y enfocar la vida, transmitido en sus reflexiones, puede resultar muy útil para explicar alguno de los cambios de actitud que debe hacer una persona adicta para ganar calidad de vida, y no sentir la necesidad de recurrir al consumo nunca más.

Veamos algunos ejemplos:

  • Debo estar dispuesto a renunciar a lo que soy con el fin de convertirme en lo que seré.”

LA RENUNCIA… Así, con mayúsculas, es uno de los primeros temazos que debe afrontar alguien que quiere aprender a vivir sin drogas. Si pretendo construir una vida nueva debo empezar por renunciar a la que tengo ahora: Eso incluye a mis hábitos, a gran parte de mi entorno, a mi personaje, y por tanto: al consumo.

  • Una locura es hacer la misma cosa una y otra vez esperando obtener resultados diferentes. Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo.”

¡¡Cuántas terapias me ha solucionado esta frase!! La mayoría de los pacientes muestra fuertes reticencias para cambiar ciertos hábitos o actitudes. Puedes tratar de explicárselo mil y una veces que no terminan de verlo claro. Al final, hay que recurrir a esta aplastante lógica: Haciendo tal cosa siempre has terminado tomando, ¿verdad? Pues vamos a hacerlo diferente esta vez. En la cara de los pacientes suele aparecer una expresión de rendición: si lo decía Einstein… Habrá que probarlo.

  • “Un verdadero genio admite que él no sabe nada.”

La humildad. Otro de los temas claves en la recuperación de un adicto. Cuando un paciente cree estar en posesión de la verdad, mala señal. Hay que ser humilde y dejarse llevar por los consejos del grupo. Si Einstein era capaz de ponerse en duda, ¿Cómo no lo vas a hacer tu, piltrafilla?

  • “Una persona inteligente resuelve un problema. Una persona sabia lo evita.”

Un adicto en recuperación, especialmente durante los primeros meses de tratamiento, debe desarrollar el maravilloso arte de “evitar”. Evitar los conflictos, evitar las situaciones de estrés, evitar los estímulos de consumo, evitar las conversaciones delicadas… Más adelante, cuando estemos preparados ya enfrentaremos la manera de resolver problemas, de momento vamos a hacérnoslo fácil y aprendamos a fluir entre ellos sin que nos afecten.

  • “Nunca pienso en el futuro. Llega demasiado pronto.”

Futurizar suele ser sinónimo de malestar. O lo veo todo negro y me hunde la moral, o me monto una fantasía tan bonita, que al volver a la realidad me pega un buen porrazo en toda la boca. No hay que tener prisa, centrémonos en el presente.

  • “La vida es una preparación para el futuro; y la mejor preparación para el futuro es vivir como si no hubiera ninguno.”

Y dale con el futuro… En esta frase, aparece con un matiz diferente. Si quiero labrarme un buen futuro, debo estar bien anclado en el presente. Los objetivos que quiero lograr en el próximo año, no los conseguiré trasladando mi cabeza a ese futuro sino estando bien hoy, haciendo un buen trabajo personal hoy, cuidándome hoy.

¿Qué os parecen estos ejemplos? ¿No os parece una buena idea esto de dejar las drogas con Einstein?

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This